Poniendo en duda el binomio rentabilidad riesgo

Nuria Ortiz Olalla

    Autora: Nuria Ortíz Olalla

    Estoy leyendo un interesante y didáctico libro, que recomiendo fervientemente, “Invirtiendo a Largo Plazo” escrito por un reputado gestor de fondos de inversión, Francisco García Paramés.

    Mi sorpresa fue mayúscula mientras leía como el señor Paramés señalaba que en el caso de una inversión a muy largo plazo, la renta variable no presenta un riesgo superior al de otros productos de renta fija. Mi formación, encaminada a obtener la titulación de EFA chocaba frontalmente con la anterior afirmación. Tenía que comprobarlo por mí misma con datos de mercado. A continuación, con unos sencillos cálculos, pongo en duda el binomio rentabilidad riesgo, la hipótesis con la que intentamos concienciar a todos nuestros clientes que mayor rentabilidad esperada supone soportar un mayor riesgo.

    Con el objetivo de poder publicar estas reflexiones obtuve los datos de una fuente pública, la web del Ministerio de Economía, en la que se encuentran las series mensuales de los principales índices bursátiles de los mercados más desarrollados y líquidos. Esta elección supone que las rentabilidades que se calcularán a continuación no tienen en cuenta la reinversión de dividendos.

    A continuación he analizado datos mensuales de diciembre desde 1990 a 2016 para los siguientes índices bursátiles: en la Bolsa de Paris el CAC 40, en la Bolsa de Fráncfort el DAX-XETRA, para la Bolsa de Londres el FTSE 100, en la Bolsa de Nueva York el Dow Jones, en la Bolsa de Tokio el Nikkei 225, el índice Eurostoxx UE-11 amplio, y en la Bolsa de Madrid el IGBM. La elección de índices supone que las carteras que se comparan se han ido modificando en el tiempo, seleccionando las principales empresas cotizadas en el mercado, por liquidez y capitalización. De alguna forma mantenemos una comparativa durante 26 años de carteras que tienen incluidas las empresas con mayor capitalización de cada mercado. También he obviado el efecto del tipo de cambio en el caso de obtener la rentabilidad en euros para el Nikkei y el Dow Jones (el objetivo no es tanto comparar rentabilidades absolutas como el binomio rentabilidad riesgo en cada mercado).

    He calculado las rentabilidades anualizadas medias en el periodo 2000 a 2016 para un año de inversión, tres años de inversión, cinco años de inversión y diez años de inversión. Para ello lógicamente es necesario utilizar la información desde 1990. Y adicionalmente se han calculado las desviaciones típicas correspondientes a cada periodo de inversión.

    Con ello se obtiene una tabla de rentabilidades medias anuales para cada uno de los índices antes mencionados.

    Tabla 1. Rentabilidades anualizadas en diversos periodos de inversión (2000-2016)

    tabla1

    En lo que se refiere a la rentabilidad media obtenida en una inversión a un año (diciembre sobre diciembre) en el periodo de 2000 a 2016 la mejor elección con información cierta hubiera sido el mercado alemán, la cartera formada por blue chips en el DAX. Se hubiera obtenido una rentabilidad anual media del 6,06%, ¿significa también que fue el mercado que soportó el mayor riesgo?. Se observa en la tabla 1 que la desviación típica de las rentabilidades anuales fue del 23,3% por debajo del 24,6% del Nikkei. Este dato nos permite empezar a avanzar en nuestra investigación. El mayor riesgo, medido por su desviación típica 24,6%, lo sufrió el Nikkei. Pero las cifras no parecen concluyentes.

    Si calculamos con una probabilidad del 95% cuál es la pérdida máxima y mínima para los diferentes índices nos encontramos lo que ya adelantaba el dato de desviación típica. Con una probabilidad del 95% las rentabilidades anuales del DAX se mueven en el intervalo -40,5% y +52,6% frente a las del Nikkei -46,1% y +52,2% con una rentabilidad media del 3,03% sensiblemente inferior al 6,06% del DAX.

    Gráfico 1. Periodo de inversión un año. Máximo y mínimo al 95%.

    graf1

    A continuación amplié el periodo de inversión para acércame a unos plazos más realistas para inversores en bolsa. En la tabla 1 se muestra la rentabilidad anualizada media de cada índice para periodos de inversión de tres años entre 2000 y 2016. Una vez más destaca el DAX alemán con una rentabilidad media anual del 5,10% y una desviación típica del 13,2%. En este caso también el riesgo del Nikkei, medido por su desviación típica supera al del DAX, con una rentabilidad sensiblemente inferior.

    Si atendemos a la rentabilidad media anual para periodos de inversión de cinco años obtenemos resultados que aún ponen más en duda el binomio rentabilidad riesgo, no son uno sino dos índices (15% el Nikkei y 9,5% el IGBM) los que presentan un riesgo similar o superior al DAX (9,5%) con una rentabilidad sensiblemente inferior (0,09% en el caso del Nikkei y 3,18% para el IGBM).

    ¿Qué sucedería en un periodo mayor de inversión bursátil? La rentabilidad anual media para un periodo de inversión de diez años siembra la incertidumbre sobre el binomio rentabilidad riesgo, y con ello sobre una de las hipótesis de la formación EFA o de Gestor Patrimonial (por lo menos para esta muestra de datos de 26 años). Nuevamente los índices con mayor rentabilidad DAX (6,71%) y Dow Jones (6,12%) no son los que han sufrido de mayor riesgo en el periodo, sino el IGBM (con desviación típica del 6,3%) y Eurostoxx (5,6%). En este caso tres índices muestran mayor desviación típica que los dos que han obtenido mayor rentabilidad en el periodo de diez años.

    Gráfico 2. Periodo de inversión diez años. Máximo y mínimo al 95%

    tabla1

    Calculando el rango en el que se han movido las rentabilidades con un 95% de confianza los índices con mayor rentabilidad DAX (6,71%) y Dow Jones (6,12%) no parecen presentar un perfil de riesgo superior a otros índices que han obtenido inferiores resultados.

    Con una confianza del 95% la rentabilidad del DAX se ha movido en el rango desde +15,7% a -2,3%, mientras en el caso del IGBM lo hacía entre el +18,5% y el -6,5%. Este último entiendo que es un rango menos deseable, y con mayor riesgo. También el Dow Jones presenta para una inversión de diez años una rentabilidad superior (6,12%) y un menor riesgo (4,4%) que inversiones similares en el IGBM, el Eurostoxx o el CAC 40 (este último con una rentabilidad media anual del 3,31%, casi la mitad, y una desviación típica del 5,5% más de un punto superior).

    En resumen, sin ser datos concluyentes por lo limitado de la muestra, esta reflexión si abre una pequeña brecha en la hipótesis del binomio rentabilidad riesgo. Sigo recomendando con entusiasmo la lectura del libro “Invirtiendo a largo plazo”.

    Autora:

    Nuria Ortiz Olalla (EIP)TM

    Miembro de IEAF (1355)

    Economista especialista en economía cuantitativa y finanzas. European Investment Practitioner (EIP) TM por EFPA Spain. Gestor Patrimonial por el IEAF (Instituto Español de Analistas Financieros). Ha desarrollado su actividad profesional en la banca, en los últimos años como analista de bancos con el seguimiento de la competencia y sector financiero en España.

     

    Artículos relacionados

    Etiquetas: Nuria Ortíz Olalla